¿Por qué los niños deben practicar Aikido?

Los adultos suelen practicar Aikido para obtener paz interior, relajación, adquirir buena condición física o como auto defensa; pero la mayoría de los niños no piensa en esto. Entonces ¿por qué practicar Aikido es una buena opción para los niños? La práctica del Aikido contribuye a que los niños se sientan mejor con su cuerpo dándoles mayor confianza en sí mismos y mejor comunicación con los adultos. Las clases de Aikido para niños están orientadas a brindarles espacios para, a través de diversas situaciones, explorar y desarrollar todas sus potencialidades tanto física, mental, espiritual y social. En un clima divertido y dinámico, se integran todos los aspectos esenciales en el aprendizaje de los niños.

Aikido es una disciplina no violenta ni agresiva.

¿Qué significa esto? Simplemente, que su hijo(a) nunca podrá iniciar una pelea con Aikido. Los niños aprenden a solucionar los conflictos no a iniciarlos, ni a hacerlos más grandes. Debido a que Aikido se basa en el principio de la no resistencia, los niños aprenden a no ser agresivos, resolviendo los conflictos en la calle o en la escuela, con calma y buscando no causar daño. 

Enseña a los niños a mantenerse en calma. 

Si los niños necesitan permanecer sentados en la escuela, concentrarse en la tarea o enfocarse durante la practica de algún deporte, el Aikido les muestra como hacerlo de forma correcta. La práctica de las técnicas de Aikido les enseña a controlar la agitación, precipitación e impaciencia; tan natural en los niños de hoy en día. A través de la practica aprenden que hay momentos para jugar, momentos para estar serios, momentos para hablar, momentos para relajarse, momentos para aprender... se vuelven conscientes de que existen momentos diferentes y aprenden a adaptarse a cada situación de manera natural.

Da a los niños una visión positiva del mundo.

Les enseña que, para hacer cosas que valgan la pena, deberán trabajar en armonía con su entorno (el medio ambiente y los seres que les rodean). Les enseña que ocasionando problemas, nada bueno obtendrán. Los niños aprenden que cada problema representa una oportunidad para mejorar.

Ayuda a los niños en la Escuela.

A través de la práctica del Aikido, los niños desarrollan tranquilidad y pensamientos más claros. Como resultado, asimilan más fácilmente los conocimientos y piensan con más claridad. El Aikido busca desarrollar al máximo el potencial humano, y la escuela es uno de los lugares más importantes para que este potencial se vea realizado.

Se fomenta el Trabajo en Equipo y la cooperación.

En cada clase de Aikido se propicia el ambiente adecuado para que los niños puedan aprender de ellos mismos y de otros niños, sin violencia y en conjunto. Los niños comprenden que las técnicas de Aikido se construyen entre dos, aprenden rápidamente a ayudarse mutuamente con naturalidad y además, aprenden a cooperar entre ellos para lograr objetivos comunes. La clave para progresar en Aikido y en la vida es simplemente perseverar y desarrollar una actitud positiva...